Cáncer de pulmón, una enfermedad que requiere mayor atención

El cáncer de pulmón es uno de los tipos de cáncer más desafiantes para los pacientes, sus familias y para los profesionales de la salud que intervienen en su atención. A pesar de ser el tipo de cáncer con la mayor tasa de mortalidad en América Latina, suele recibir menos atención que otros tipos de cáncer importantes¹, lo cual dificulta un diagnóstico oportuno y por ende un tratamiento adecuado. 

 

El panorama de esta enfermedad en Colombia merece un análisis detallado. De acuerdo con las cifras más recientes publicadas por el Observatorio Global de Cáncer (Globocan por sus siglas en inglés) de la Organización Mundial de la Salud, el número de casos nuevos para 2018 en el país se estimó en 5.856² (cuarto tipo de cáncer más frecuente), mientras que, para el mismo periodo, el número de muertes ascendió aproximadamente a 5.236, situación que refleja la necesidad de tomar acciones para mejorar su atención y se convierta en un asunto prioritario para las autoridades de salud.

 

Otras estadísticas muestran que en el país, el 90% de los pacientes con cáncer de pulmón son personas mayores de 50 años, la mayoría de ellas entre los 65 y 69 años³. La edad avanzada dificulta el acceso al diagnóstico dado que algunos de los síntomas del cáncer de pulmón como tos, dificultad respiratoria o dolor torácico pueden confundirse con otras enfermedades tales como asma, EPOC o infecciones respiratorias, que también se asocian al principal factor de riesgo que es el tabaquismo, lo cual puede demorar el diagnóstico. Más del 50% de los pacientes con cáncer de pulmón tienen por lo menos una enfermedad crónica previa al momento del diagnóstico.⁴

 

Según el estudio “El Cáncer de Pulmón en América Latina: Es tiempo de dejar de mirar hacia otro lado” realizado en 12 países de la región por la Unidad de Inteligencia de The Economist con el apoyo de Roche, 60.000 personas mueren cada año por cuenta de la enfermedad, lo que representa el 12% de todas las muertes por cáncer. Es importante entender que esta no es una enfermedad única y, por el contrario, se trata de una familia de enfermedades neoplásicas con características específicas.⁵

Los principales subtipos del cáncer de pulmón

Aunque todos estos subtipos hacen parte del cáncer de pulmón de célula no pequeña y su principal causa es el consumo de tabaco, hay aspectos que difieren entre ellos como su biología y los factores de riesgo no asociados al tabaco. Por ejemplo, los adenocarcinomas se asocian a la contaminación del aire y el humo de la madera, mientras que la ingestión de arsénico a través del agua potable aumenta el riesgo de padecer carcinoma de células escamosas.⁸ 

 

Adicionalmente, los cánceres de pulmón tipo adenocarcinoma expresan biomarcadores moleculares, principalmente mutaciones genéticas que determinan su comportamiento y los distinguen de otros cánceres del mismo tipo.

 

Actualmente, se han identificado varios biomarcadores moleculares potenciales que se asocian con diferentes tipos de cáncer de pulmón.⁹ Algunos de los principales son:

 

Receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR): Es más común en las personas que no fuman. Se estima que entre el 15% y el 40% de los adenocarcinomas tienen una mutación que genera una activación constante del EGFR, que estimula el crecimiento y la división celular. En América Latina, la cifra de esta mutación se estima en un 26%.¹⁰

 

Cinasa del linfoma anaplásico (ALK): La translocación de la ALK es una reordenación de un gen útil que se encuentra en el 4% al 11% de los adenocarcinomas. Cuando está presente, crea una proteína que promueve el crecimiento y la diseminación celular.¹¹ Un estudio reciente que recogió datos de nueve países del continente, demostró que en Colombia el porcentaje de pacientes con este tipo específico de tumor se ubicó en 4,1%¹² y en general se asocia a personas jóvenes y sin antecedentes de tabaquismo.

 

PD-1/PD-L1 (Muerte celular programada 1/ Ligando 1 de muerte celular programada): La proteína PD-L1 existe en las células sanas para protegerlas de la autoinmunidad (El sistema inmune protege al contra las enfermedades y las infecciones. Pero, si tiene una enfermedad autoinmune, su sistema inmunitario ataca las células sanas de su cuerpo por error)¹³, pero los cánceres pueden expresar este tipo de proteínas para engañar al sistema inmunitario y evitar la muerte del tumor. Esto puede contribuir a un porcentaje comprendido entre el 24% y el 60% de los cánceres de pulmón. Las inmunoterapias, que ayudan al sistema inmunitario, son muy promisorias para tratar los cánceres con actividad anormal de esta proteína.¹⁴

 

Los retos de la enfermedad

 

Uno de los principales retos que tiene Colombia está asociado con un diagnóstico adecuado y el acceso oportuno al tratamiento, teniendo en cuenta que, por lo general, el cáncer de pulmón se detecta en etapas avanzadas cuando se dificulta la atención médica. De acuerdo con el estudio de The Economist, mientras que en los EE.UU. la media de pacientes inicia su terapia 16 días después del diagnóstico, y en Europa, a los 35 días (aproximadamente), en Colombia comienza, en promedio, a los 48 días. Esta cifra es consistente con la baja disponibilidad de oncólogos y equipos diagnósticos con la que cuenta el país.¹⁵

 

Otra de las áreas de oportunidad para el país, es aumentar los esfuerzos por abordar factores de riesgo no relacionados al tabaco9, una tarea necesaria si se tiene en cuenta que en toda la región, el 36% de los casos de cáncer de pulmón se deben a otros factores diferentes al tabaco, como por ejemplo, la presencia de mutaciones activadoras como EGFR/ALK, la contaminación del aire interior -debido al uso de leña y otros combustibles en el hogar- y exterior, gas radón residencial y la presencia de arsénico en el agua potable. ¹⁶

 

Por último, pero no menos inquietante, es el estigma social al que están sometidos los pacientes, debido a que la sociedad los culpa de ser los causantes de su propia enfermedad. Diversas investigaciones en países como México y Uruguay indican que la exposición a los mensajes sobre control del tabaquismo tiene una relación directa con un aumento del estigma social hacia el tabaquismo. De hecho, los datos de la encuesta “Podría ser tu pulmón” de Harris Poll, realizada en 2014, reveló que la mayor parte de la población en Colombia (75%) considera que las personas con cáncer de pulmón son las causantes de su enfermedad por el hecho de fumar. Asimismo, el 70% considera que las personas que padecen esta enfermedad en sus países reciben poca empatía, por lo cual la percepción en el país es mucho más fuerte, respecto al mundo, en donde el promedio llega apenas al 40%. ¹⁷

 

references